10 pasos para gestionar tus órdenes de trabajo

Tiempo de lectura: 2 minutos

10 pasos para gestionar tus órdenes de trabajo

El proceso de gestión de órdenes de trabajo puede variar según la industria y la organización, pero en general sigue un conjunto de pasos comunes. Aquí te presentamos una descripción general del proceso típico de gestión para que puedas aplicarlo en tu negocio.

1. Solicitud de trabajo:

El proceso empieza con la presentación de una solicitud de trabajo. Esto puede provenir de varios departamentos o áreas de la empresa. Las solicitudes pueden ser para mantenimiento, reparación, proyectos especiales u otras actividades que requieran intervención.

2. Creación de la orden de trabajo:

Una vez recibida la solicitud, se crea una orden de trabajo formal. Esta incluye detalles sobre la tarea, la ubicación, los recursos necesarios y cualquier otra información relevante. Aquí se asigna un número único a la orden de trabajo para su seguimiento y referencia.

3. Priorización:

Las órdenes de trabajo suelen ser priorizadas según la urgencia y la importancia. Se pueden establecer criterios específicos para determinar la prioridad, como el impacto en la producción, la seguridad o el cumplimiento de regulaciones.

4. Asignación de recursos:

Una vez priorizadas, se asignan los recursos necesarios para completar la orden de trabajo. Esto incluye personal, herramientas, equipos y materiales.

5. Programación:

Se establece un programa para la ejecución de la orden de trabajo. Esto significa asignar fechas y tiempos específicos para iniciar y completar la tarea.

6. Notificación a los colaboradores:

Los empleados o contratistas responsables de ejecutar la orden de trabajo son notificados sobre los detalles de la tarea, incluidos los plazos y los recursos asignados.

7. Ejecución:

Se lleva a cabo la tarea de acuerdo con la orden de trabajo. Durante este proceso, se pueden realizar ajustes según sea necesario.

8.Seguimiento y actualización:

Se realiza un seguimiento del progreso de la orden de trabajo para asegurarse de que se esté cumpliendo según lo programado. Aquí también es clave actualizar la orden de trabajo con cualquier cambio en los planes, el tiempo estimado o los recursos.

9. Finalización y cierre:

Una vez que la tarea se ha completado, se cierra la orden de trabajo. Aquí se documenta cualquier información relevante, como las horas de trabajo, los costos y los resultados obtenidos.

10. Evaluación y mejora continua:

Después de cerrar la orden de trabajo, se realiza una evaluación para identificar áreas de mejora.Los datos recopilados durante el proceso pueden utilizarse para mejorar la eficiencia y la efectividad del sistema de gestión de órdenes de trabajo.

Este proceso puede ser gestionado con la ayuda de software de gestión de mantenimiento u otras herramientas especializadas para facilitar el seguimiento y la administración de las órdenes de trabajo.

Para aprender más sobre la gestión de órdenes de trabajo te invitamos a leer nuestro ebook especializado. ¡Hasta la próxima!