¿Cómo influye un consultor en el éxito de la implantación de un ERP?

Tiempo de lectura: 3 minutos

¿Cómo influye un consultor en el éxito de la implantación de un ERP?

 

Seguramente en alguna oportunidad te has preguntado: ¿Qué beneficio traerá un consultor a mi gestión empresarial?. Sería interesante conocer inicialmente lo que significa ser un consultor.

Un consultor es un especialista enfocado en analizar y diseñar estrategias, en pro de garantizar resultados que mejoren los procesos de la empresa. Para esto, se detectan fortalezas dentro del proceso actual, se esquematizan oportunidades y finalmente se plantean soluciones eficientes.

El objetivo de estos profesionales es claro, fomentar el crecimiento constante de la empresa ofreciendo soluciones y consejos expertos en un area puntual.

 

Consultor especialista en software ERP

 

El éxito de una  empresa dependerá siempre de la decisiones que acertivamente tome el CEO o la directiva, esto determina el funcionamiento y sus resultados.

Sin embargo, es muy común ver hoy en día que la mayor parte de las empresas han adquirido un software ERP para organizar y optimizar los recursos y procesos.

No obstante, la implantación de este tipo de software ocasiona un gran impacto en la manera de trabajar y por ende en la consecución de resultados. La transición puede generar consecuencias positivas, si se percibe una  oportunidad o negativa, si se percibe como un problema.

Es entonces, cuando es util la intervención de un consultor especialista , quien es encargado de modelar soluciones eficientes. La experiencia de asesor externo es imperativa para garantizar el funcionamiento del ERP en la empresa.

 

¿Qué beneficios trae la incorporación del consultor a la empresa?

 

Es importante conocer ¿por qué se hace imprescindible la intervención de un consultor en la empresa?  y ¿qué beneficios obtendrá? .

Para entender los beneficios que obtiene una empresa al contratar este servicio es importante definir los objetivos de un consultor:

Definir el núcleo de la empresa

El consultor detectará los componentes de la empresa,  para obtener una imagen exacta de los elementos que conforman la estructura organizacional.

Para ello, se evalúa la información obtenida mediante instrumentos aplicados a directivos y empleados. Esto definirá la participación de cada miembro en el proceso y el funcionamiento de la empresa.

 

Detectar problemas existentes

El consultor procede a investigar los problemas existentes en la organización, factores que reprimen el desarrollo y ocasionan perdidas.

En ocasiones, se hace necesario establecer conversaciones, aplicar cuestionarios o entrevistas con el fin de responder dos preguntas esenciales:

¿Qué se hace?

¿Cómo lo hace? 

Definir estrategias para resolver problemas

Posterior al análisis de los problemas existentes se procede a establecer soluciones que subsanen y mejoren el flujo del proceso.

Generalmente, se esquematiza junto a los problemas, las fortalezas y las debilidades que impactarán potencialmente las posibles soluciones. De esta manera se traza un plan para la resolución de los problemas.

Ejecutar el plan de solución

Una vez establecidas las estrategias para atacar cada problema, se pone en marcha el plan para implantar cambios. Esto debe realizarse de forma ágil, evitando que la rapidez ocasione una disminución en el rendimiento de la empresa.

El consultor buscará optimizar los resultados de la empresa, implementando en multiples ocasiones una re-ingenieria de proceso. Es por ello que se asume las responsabilidad de trabajar e integrarse con los miembros de la empresa.

Mantener una visión holística

Normalmente, el consultor asume la responsabilidad de solventar un problema en especifico. Sin embargo, es común que durante la ejecución del plan de resolución se encuentre con problemas alternos.

En pro de cumplir el objetivo, el consultor deberá mantener una perspectiva global posibilitando la flexibilidad para resolver conflictos fuera del alcance.

Si por el contrario, el especialista no trabaja de esta forma se corre el riesgo de establecer soluciones superficiales.

Planificar plazos temporales.

Es importante definir un alcance finito a fin de establecer tiempos para la contratación del servicio de consultoría. Para esto, el consultor debe ser transparente con respecto al tiempo necesario para alcanzar la resolución del problema.

¿Por qué un consultor y no un programador?

Los consultores ayudan a las empresas a implantar, modelar y desarrollar nuevas funcionalidades mantenibles a través del tiempo. Esto como resultado de una practica heurística que permite hallar soluciones eficientes respaldados con amplio conocimiento.

Es decir, el objetivo y labor del consultor es facilitar la implantación del ERP bajo la estructura organizacional de la empresa. Para ello, el consultor brinda asesoría especializada y acompaña a la empresa durante el proceso de implantación, desarrollo de funcionalidades y mantenimiento del ERP.

Por su parte, un desarrollador  maneja un perfil netamente técnico, limitándose a programar la solicitud de quien le contrata.

En muchas ocasiones, la solicitud carece de un modelo atómico que garantice la modularidad pasando de los aspectos macros a los micros. Como consecuencia, tendremos un ERP funcionalmente alterado, imposible de mantener y con problemas lógicos recurrentes.

Esto ocurre a causa de la ausencia del análisis previo y diseño del modelo, y es porque su labor principalmente es adaptar los procesos que componen al ERP. Con esto se garantiza la respuesta que el cliente espera sin importar que sea la adecuada ni las consecuencias.